jueves, 29 de noviembre de 2012

Los animales del Pesebre: ¿la mula y el buey?

      En estos tiempos de crisis que nos azotan, hasta el propio Nacimiento navideño no se ha librado de los recortes, en este caso de las manos del Papa Benedicto XVI, que en su último libro sobre la vida de Jesús de Nazaret (que forma una trilogía con dos previos) en el que narra la infancia del Señor, se ha adelantado, por un portavoz autorizado, alguna de las afirmaciones que sostiene, entre ellas, la ausencia de animales en el Pesebre de Belén y más concretamente de la mula y el buey. Con los Evangelios canónicos en la mano, es decir, que forman parte del Nuevo Testamento, pues hay otros, como los apócrifos, o gnósticos, que quedaron fuera del canon bíblico y que la Iglesia rechaza que fueran fruto de la revelación divina, no se puede hablar de presencia de animales en el lugar donde nació Jesús. De los cuatro evangelistas, sólo dos: Mateo y Lucas escriben sobre su nacimiento e infancia y son muy sobrios al respecto, dicen lo justo, no hay adornos en el relato.
     Para entender la presencia de ambos animales en el Belén, hay que remontarse al origen de la costumbre cristiana de representar con figuras el acontecimiento de la natividad, lo que nos lleva al siglo XIII y más concretamente a unos días antes de la Nochebuena del año 1223, en una cueva cercana a la ermita de Greccio, en el centro de Italia. En este lugar, el fundador de la orden de los franciscanos, San Francisco de Asís, previa autorización del Papa Honorio III, llevó a cabo, con la máxima solemnidad y con el deseo de aumentar la devoción de los fieles, la representación del nacimiento de Jesús, para lo que se valió de la mula, un buey y otros animales, no participaron personas y la cuna estaba sin niño. En este escenario celebró misa en presencia de los fieles allí congregados. El acontecimiento, se difundió por todos  los conventos de la orden de San Francisco y rápidamente se popularizó por el mundo cristiano. Sólo fue cuestión de tiempo la sustitución de seres vivos por figuras de distintos materiales, barro, madera, o cualquier otro, para visualizar y conmemorar de una manera clara, sencilla y amena el nacimiento del Salvador. Imágenes de la Virgen con el niño en brazos son muy tempranas, alguna datada del siglo II, como podemos ver en las catacumbas romanas de Priscila, pero sin mula y sin buey.
     Por otra parte, si queremos profundizar un poco más en el tema que nos ocupa, tenemos que recurrir al Antiguo Testamento, al libro del profeta Habacuc, al capítulo 3, 2 del texto griego, no así del masorético*, en el que refiriéndose al Mesías, anuncia que: “En medio de dos animales te manifestarás; cuando estén próximos los años serás conocido; cuando haya llegado el tiempo aparecerás”, que junto con el capítulo 1,3 del libro de Isaías: “Conoce el buey a su dueño y el asno el pesebre de su amo. Israel no conoce, mi pueblo no discierne”, con lo cual, pone de ejemplo a estos dos animales frente a  los desvíos de su pueblo del camino marcado por Dios.
     Desde finales del siglo XV se empiezan a elaborar en distintos lugares de Europa Occidental figuritas de belén. Carlos III, que antes de Rey de España, lo fue de Nápoles, ciudad pionera en la tradición belenística, hizo que se propagaran por el resto de Italia y también del reino de España, estas figuras de barro u otros materiales. En Hispanoamérica, los franciscanos utilizaron el belén como un medio de cristianización, incorporando elementos típicos de aquellas tierras. Otro tanto ocurrió en territorios donde la religión católica estaba presente, no así la protestante, por su iconoclastia (rechazo a la representación de imágenes). En la Región de Murcia, fue el gran escultor barroco de origen napolitano Francisco Salzillo el que introdujo esta costumbre con su monumental Belén, compuesto por más de quinientas figuras de barro, madera y cartón, cuidadas hasta el más mínimo detalle, como se muestra en la imagen que acompaña este texto, y es en la actualidad la provincia española que produce más Nacimientos y  demás figuras de una gran calidad.
      En fin, una leyenda piadosa de origen medieval es la que lleva a la mula y al buey al Portal de Belén, para dar calor al niño que acaba de nacer.
 
*  Término hebreo que significa tradición. Es la versión de la Biblia escrita en hebreo que utiliza el pueblo judío y que se emplea muy a menudo en las traducciones del Antiguo Testamento que se hacen para el mundo cristiano. 
     Ramón Rodríguez Campillo

jueves, 22 de noviembre de 2012

LAS MUJERES DE FELIPE II, EL REY PRUDENTE


Cerebral, fanático, encerrado en sí mismo. Son las palabras que en muchas ocasiones se utilizan para definir a Felipe II, el rey en cuyo imperio no se ponía el sol, y sin embargo, este monarca fue también un hombre culto y sensible, que creció rodeado de mujeres, en las que confió incluso para convertirlas en regentes.
Descubrir esta cara oculta del poder en su obra Las mujeres de Felipe II le ha valido a la historiadora María Pilar Queralt el IX Premio Algaba de Biografía, Autobiografía, Memorias e Investigaciones Históricas (dotado con 24.000 euros) convocado por  Ámbito Cultural de El Corte Inglés y Editorial EDAF.
"De Felipe II ha trascendido fundamentalmente la imagen de los últimos años, sobrio, casi un asceta. Pero el anterior es el gran desconocido, que es el Felipe II joven, que es galán, apasionado, al que se le conocen amores prohibidos y por su tercera mujer; padre entregado, hijo amantísimo", ha relatado Queralt.
Un Felipe II que ya, desde niño, creció apegado a una madre, la emperatriz Isabel, que le educó durante las largas ausencias del emperador, con el que apenas tuvo contacto en sus primeros años de vida y al que percibía casi como un extraño.
"Su madre fue su mayor influencia", ha subrayado Queralt, "fue quizás la mujer de su vida, la que más huella dejó en su forma de ser". La emperatriz no sólo fue regente mientras el emperador Carlos se encontraba fuera de España, sino que se ocupó personalmente de la educación del joven Felipe, que por entonces era un niño de naturaleza débil, con el que pasaba muchas horas.

AMIGO DE SUS HERMANAS
Una relación también estrecha y de genuina amistad es lo que le unió a sus hermanas, Juana y María, con las que compartió "una gran complicidad que no se rompió ni con las ausencias al transcurrir de los años".
Con María apenas se llevaba unos meses, por lo que tuvo con ella una gran sintonía. Tras quedarse viuda de Maximiliano de Austria volvió a Madrid al abrigo de su hermano. Su hermana Juana, que se casó con el rey Juan Manuel de Portugal, fue una mujer de profunda religiosidad que fundó el Convento de las Descalzas, donde habían nacido ambas hermanas, ya que fue residencia real.

CUATRO ESPOSAS, CUATRO DESTINOS
La vida amorosa del monarca estuvo repleta de emociones ya que disfrutó tanto del amor de una esposa como de las mieles de lo prohibido y ofreció a las mujeres que compartieron su vida tanto devoción como venganza.
Sus cuatro matrimonios fueron concertados por razones de Estado porque el amor no entraba en la ecuación y sin embargo, fueron uniones diferentes. Su primera esposa fue María Manuela de Portugal, supuso la unión con la corona portuguesa. Con ella mantuvo una breve relación en la que el desapego se impuso al cariño. Murió tras dar a luz al desdichado infante Carlos.
Su segunda mujer, María Tudor fue el intento de alianza con los eternos enemigos albiones. La inglesa, que por entonces era mucho mayor que el joven Felipe, se enamoró perdidamente del galante rey, y su pasión no correspondida fue tal que incluso padeció dos embarazos psicológicos por su ansia de darle un hijo.
María Tudor murió en 1558, año en que también Felipe se quedaría huérfano, tras la muerte de su padre que falleció al contraer paludismo. Es entonces cuando decide construir El Escorial, donde pretende reunir todos los saberes conocidos hasta ese momento.
Será su tercera esposa, Isabel de Valois, la "reina de la paz" la que devuelva al rey la alegría de vivir. Será su esposa más amada, la desposa siendo apenas una niña, y su alegría y su gusto por las fiestas hacen volver al monarca a su época juvenil. "Le devolvió la juventud. El rey había crecido muy deprisa y con ella recupera unos momentos que no había vivido. Da un toque de frivolidad a su vida", relata Queralt. Con ella, además, tendrá a sus dos queridas hijas, Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela.
Su muerte, en 1568 deja al monarca sumido en la tristeza, porque ese mismo año también el infante Carlos, a quien había tenido que encerrar por su traición y sus problemas psicológicos, fallece. La imperiosa necesidad de buscar un heredero le lleva a fijar los ojos en Ana de Austria, que además de ser 20 años menor, era sobrina y prima por lo que es necesaria una dispensa especial.
Con ella conocerá la estabilidad emocional y un amor tranquilo, y encontrará la madre ideal para cuidar de sus pequeñas hijas. De los vástagos que tuvieron, sólo sobreviviría Carlos, quien reinaría con el nombre de Felipe III, y al que curiosamente el rey Prudente nunca vio preparado para este cometido. Cuando murió Ana, en 1580, Felipe II aún hizo un nuevo intento de contraer matrimonio con su sobrina Margarita, pero ante su negativa, no volvió a intentarlo.

 
AMANTE APASIONADO y ¿VENGATIVO?
Pero fue Felipe II, contrariamente a lo que se pudiera pensar, un hombre también prolífico en amoríos. De entre los nombres de las mujeres que compartieron su alcoba, dos brillan con luz propia: Isabel de Osorio y Ana de Mendoza, princesa de Éboli.
Con Isabel de Osorio mantuvo una larga e intermitente relación a lo largo de 15 años y se dice, incluso, que tuvo con ella un hijo. Tras finalizar su relación, el rey le dona un hermoso palacio, el de  Saldañuela, en un pueblo burgalés, en un terreno en que ella 'reinará' levantando las iras de sus vecinos. "Tanto la odiaban", cuenta Queralt, "que al palacio le llamaron la casa de la puta del rey". Sin embargo, Osorio vivió allí retirada y sin ninguna relación conocida, y a su muerte fue enterrada en la iglesia del pueblo que ella misma fundó.  
Sin embargo, es su relación con Ana de Mendoza, la bella, inteligente y ambiciosa princesa de Éboli, la que más ríos de tinta ha hecho correr, a pesar de que quizás no fue de las más relevantes. Pero el morbo y el misterio es mucho, por el cruel castigo que le propinó por su traición en el caso de Antonio Pérez, ya que acabó por despojarla de sus derechos y encerrarla en el Palacio Ducal de Pastrana, privada de libertad y con el permiso de salir al balcón sólo durante una hora al día.
"Fue la depositaria de la venganza que el rey quería ejercer sobre Antonio Pérez. Como escapa a Francia y ella es su amante o por lo menos, cómplice, recibe todo el castigo. Más que un rasgo de pasión no correspondida es una reacción a la impotencia del rey", explica Queralt.


LAS NIÑAS DE SUS OJOS
Y si amó con pasión a sus mujeres, otro tanto ocurrió con sus hijas, Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela. "Era en lenguaje actual, un padrazo", define Queralt. Isabel Clara Eugenia, que sería 'infante' al convertirse en la primogénita tras la muerte de Carlos,  fue para Felipe II "compañera fiel y secretaria, estuvo con él hasta su muerte".
Hasta tal punto confiaba en ella que "llegaba a sustituirle delante de sus ministros cuando ya estaba muy enfermo". Y sólo entonces, al final de su vida, se dio cuenta el monarca de la necesidad de casarla. No se desposaría Isabel en vida de su padre, sino en 1599, con el archiduque Alberto de Austria.
Precisamente, tras el matrimonio de Catalina Micaela con Carlos I de Saboya, se produce una anécdota que refleja el sentimiento de un padre que sabe que muy posiblemente no volverá a ver a su niña. "La separación es traumática. Se despide de ella en Barcelona y sigue el camino del barco hasta que ya no lo ve, va moviéndose él por la costa para seguir divisando el barco que se lleva a su hija", cuenta Queralt.
Un monarca contradictorio, capaz de ser al mismo tiempo defensor de la fe y supersticioso. Poderoso y temible, pero también azotado por las desdichas y temeroso de los años acabados en 8, que traían para él grandes desgracias. Un rey orgulloso de su imperio, por el que luchó, pero ante todo un hombre.


viernes, 16 de noviembre de 2012

DERROTA COMUNERA Y FIESTA DE LA COMUNIDAD DE CASTILLA Y LEÓN. ESTUDIAR EL PASADO PARA COMPRENDER EL PRESENTE

      Uno de los capítulos que hemos trabajado en el análisis de la política interior del emperador Carlos I de España y V de Alemania (sí, es el mismo) es lo que se conoce como  la revuelta de las Comunidades, la defensa de un nacionalismo castellano frente a un emperador que no reside en Castilla y utiliza sus recursos humanos y económicos (el oro y la plata de América) para financiar su elección y sus campañas en el exterior. El triunfo del absolutismo real y la derrota de los comuneros el 23 de abril de 1521 en Villalar (municipio cercano a Tordesillas, que desde entonces se llama Villalar de los Comuneros).



Ajusticiamiento de los capitanes comuneros en Villalar el 24 de abril de 1521, visto por Antonio Gisbert, año 1860.



       El 23 de abril , aparte de ser San Jorge, Saint George y San Jordi (sí el mismo, pero en cada sitio se celebra de forma distinta), y el día del libro, también es el día de los Comuneros, la fiesta de la comunidad de Castilla y León, se celebra el Día de Castilla y León en la localidad de Villalar de los Comuneros. Este día se conmemora el aniversario de la batalla de Villalar.
Para conocer su origen es necesario remontarse a varios siglos atrás. Fue en el año 1517 cuando Carlos I fue nombrado rey de España, llevando a cabo una política que empezó a generar un malestar generalizado en Castilla. Este malestar popular culminaría con la sublevación de los comuneros castellanos.
El 23 de abril de1521  el ejército comunero fue vencido por las tropas imperiales y, al día siguiente, los cabecillas de la rebelión Padilla, Bravo y Maldonado fueron decapitados en la plaza de Villalar. Hoy día existe en la Plaza Mayor de esta localidad un obelisco donde se halla la piedra en la que decapitaron a los comuneros.
Más recientemente, en el plano político, desde principios de la Transición, se comenzó a conmemorar la derrota cada 23 de abril, alcanzando finalmente, con la conformación de la comunidad autónoma de Castilla y León, el estatus de día de la Comunidad. Asimismo, su utilización como elemento simbólico está muy presente en los movimientos castellanistas y regionalistas. Ha tenido una notable difusión popular mediante el poema épico Los Comuneros, de Luis López Álvarez, musicalizado por el Nuevo Mester de Juglaría.


              Letra de 
Castilla: Canto de Esperanza
Mil quinientos veintiuno
y en Abril para más señas
en Villalar ajustician
quienes justicia pidieran
en Villalar ajustician
quienes justicia pidieran

Malditos sean aquellos
que firmaron la sentencia
malditos sean aquellos
los que ajusticiar quisieran
al que luchó por el pueblo
y perdió tan justa guerra

Desde entonces ya Castilla
no se ha vuelto a levantar,ay,ay

 no se ha vuelto a levantar
En manos de rey bastardo
o de regente falaz, ay, ay
o de regente falaz

Siempre añorando una Junta
o esperando un capitán, ay, ay
o esperando un capitán

Quien sabe si las cigüeñas
han de volver por San Blas
si las heladas de Marzo
los brotes se han de llevar

Si las llamas comuneras
otra vez crepitarán
cuanto más vieja la yesca
más fácil se prenderá

Cuanto más vieja la yesca
y más duro el pedernal
si los pinares ardieron
aún nos queda el encinar





En otra ocasión trataremos sobre la Diada, fiesta oficial de Cataluña, también con carácter reivindicativo




 


jueves, 15 de noviembre de 2012

ISLA DE SANTORINI


     La isla de Santorini se encuentra en el mar Egeo, al sur de Grecia continental y forma parte del archipiélago de las Cícladas, llamadas así porque todas ellas forman un círculo en torno a la sagrada isla de Delos. Tiene una extensión de 76 Km. cuadrados y una anchura máxima de 18 km. La isla más grande, con forma de croissant, es Thera; otras dos más pequeñas, se encuentran enfrente, a las que hay que añadir dos más situadas en la caldera del enorme volcán, que al hundirse dio a la isla su forma actual. La explosión volcánica se produjo hace unos 3500 años, dando lugar a un enorme tsunami que acabó con la cultura micénica que  se desarrollaba, tanto aquí, como en la isla de Creta situada  a 112 Km. al sur. La erupción de Santorini, también se ha utilizado para explicar buena parte de las famosas plagas que sacudieron Egipto en tiempos de Moisés. Su capital es Fira. Algunos de sus lados tienen acantilados de  hasta 300 metros. Es absolutamente diferente  a todas las islas del Egeo. Su configuración geológica le dan una belleza salvaje y única. Lógicamente su suelo es volcánico y sus playas, al otro lado del acantilado, de arena oscura.

     Esta isla, que en sus orígenes era redonda, se encuentra habitada, al menos, 5000 años, su población actual es de casi 14 000 habitantes, de religión ortodoxa la mayoría de ellos, aunque la capital cuenta con un párroco y una preciosa iglesia católica. Posiblemente, la mejor forma de llegar a Santorini, sea por mar. Los  barcos grandes se quedan fondeados en la enorme y profunda (en el centro se pueden alcanzar unos 400 metros) caldera. Desembarcas en lanchas que te llevan a un pequeño puerto, situado al pie del acantilado, una vez allí, tienes dos formas de subir a Fira, a saber; en teleférico, la más cómoda y rápida, y por una larga escalera en zig-zag de 588 escalones, que si bajarla cuesta, subir mucho más, a no ser, que recurramos a alquilar un burro, o mula, de las decenas que allí  se encuentran. Si se desembarca en otro pequeño puerto que se encuentra a la derecha del anterior, aquí si hay una carretera que te lleva a la parte alta de la isla. Una vez allí , las vistas que podemos contemplar, tanto del mar, como de Fira, son espectaculares.

        Texto y fotos de: Ramón Rodríguez Campillo

ISLA DE PASCUA

      La isla de Pascua, Te Pito o Te Henua, su verdadero nombre, que significa el Ombligo del Mundo, donde se desarrolló la cultura rapanui, conocida sobre todo por esas inmensas estatuas de piedra volcánica que salpican toda la isla, especialmente su costa y llamadas moais, muchas de ellas con sombrero de escoria roja o pukao.  Situada en medio del océano Pacífico en el Hemisferio sur, a más de 3700 Km de la costa americana, a 2200 Km de la isla poblada más cercana, en el extremo de la Polinesia a la que pertenece, lo que la convierte en una de las islas más aisladas de la Tierra*, a 109º de longitud oeste y 27º de latitud sur. Tiene una extensión de 163,6 Km cuadrados, es una isla de origen volcánico de forma triangular, creada por la acción de tres volcanes principales localizados en cada uno de sus vértices. Tiene una largura  de 24 km, una anchura de 12 Km y una altitud máxima 530 metros sobre el nivel del mar. Un relieve suave, con un manto vegetal importante la mayor parte del año, gracias a su clima subtropical húmedo, con unas precipitaciones  de más de 1000 mm. A pesar de ser una isla, sólo cuenta con una playa importante en el norte, la de Anakena, de arena blanca, palmeras  próximas, aguas cristalinas turquesas y un precioso grupo de moais  sobre su ahu, o altar. Por último, administrativamente pertenece a Valparaíso, y a Chile  desde 1888, cuenta con unos 5000 habitantes y una sola población: Hanga Roa.
      
     En la actualidad, Pascua cuenta con poco más de 5000 habitantes, la mayoría de ellos en Hanga Roa, la única población con la que cuenta. Administrativamente pertenece a Valparaíso, y a Chile  desde 1888. Fue descubierta por Roggeween el 5 de abril, domingo de Pascua, de 1722. Hasta ese año pues, la cultura rapanui  se desarrolló en un aislamiento completo y  se encontraba en plena crisis, al menos, desde  mediados  del siglo anterior, con guerras entre tribu (los orejas largas contra los orejas cortas principalmente)  por sobrepoblación, con destrucción de moais, de hecho, no había ninguno en pie cuando el hombre blanco la descubrió. La población casi llegó a exterminarse (con 109 personas) en la segunda mitad del siglo XIX, por las expediciones  esclavistas  que hicieron los peruanos, las enfermedades desconocidas y los conflictos internos. Así, se perdió el secreto de su escritura, el Rongo Rongo. Había 69 tablillas de madera en donde se contaban historias de este pueblo y de las que sólo quedan 24 repartidas por el Mundo.

     No está claro cuando comienza el poblamiento de la isla. La tradición dice que fue hacia el 450 cuando Hotu Matua, el primer rey (el ariki), desembarcó en la playa de Anakena y trajo consigo el primer moai. Pero teorías más recientes retrasan esta colonización hasta el siglo VIII, e incluso al siglo XIII. Convivían a la vez, al menos,  diez grupos principales, cada uno en su franja de territorio, al estilo polinésico.  Su dios principal era Make Make. En su honor, se celebraba anualmente una competición entre los más dotados representantes de las tribus, para elegir al Tangata manu, el hombre pájaro, una especie de primer ministro que ejercía durante un año la jefatura política y militar, de una manera bastante curiosa, pues permanecía aislado durante todo su mandato en la Cabaña Sagrada, alimentado por sirvientes especiales  en las laderas del volcán Rano Raraku, sin entrar en contacto con los habitantes de la isla. Se convertía en algo similar a una divinidad y fueron los cristianos los que suprimieron su culto a partir de 1860. Para llegar a ser hombre pájaro, se celebraba una dura competición en la que tenías que bajar por una accidentada y peligrosa ladera del volcán Rano Kao, nadar entre tiburones sobre un flotador de totora, para buscar el primer huevo de la temporada que ponía una pequeña gaviota en el islote  Moto Nui, el más grande de los tres que aparecen junto a la isla y llevarlo intacto a la cumbre del volcán de partida. Los participantes podían morir a causa de los tiburones, ahogos, o caídas. Por otra parte, no está muy claro si la elección del hombre pájaro coincidía con el mandato del ariki, o fue una costumbre posterior.

       En cuanto al significado de los moais, parece ser que representaban a los antepasados de personajes importantes y se hacían para que trasmitiesen su fuerza, su energía a sus descendientes y por ello casi todos miran al interior de la isla, si exceptuamos a los siete que a parecen sobre el mismo ahu y lo  hacen hacia el mar, conocidos como los siete exploradores, que según los lugareños, se encuentran orientados  en la dirección por donde vinieron los primeros pobladores, probablemente, de alguna de las islas Marquesas. Por último, todavía está sin resolver el misterio de cómo podían mover por toda la isla estas enormes estatuas con los escasos recursos de que disponían. Aunque para los aborígenes, contaban con el mana, una especie de energía que tenían los arikis, o los brujos, que ayudaba a mover estas enormes rocas.

        Texto y fotos de: Ramón Rodríguez Campillo

miércoles, 14 de noviembre de 2012

LA EUROPA DE NAPOLEÓN Y EUROPA TRAS EL CONGRESO DE VIENA.


Sería interesante que comparaseis la situación de las fronteras de los estados europeos durante el período napoleónico y tras el congreso de Viena (1815).
Europa de Napoleón.

Consecuencias del Congreso de Viena
* Rusia se anexiona parte de Polonia , Finlandia y Besarabia.
* Austria se anexionó la región de los Balcanes
* El Inglaterra se quedo con la estratégica isla de Malta, Ceilán (Sri Lanka) y la Colonia del Cabo, lo que le garantizo el control de las rutas marítimas.
* El Imperio Otomano mantuvo el control de los pueblos cristianos de Europa Sudoriental ;
* Noruega fue anexada a Suecia
* Prusia se quedaría con parte de Sajonia, Westfalia, Polonia y las provincias del Rin.
* Bélgica fue obligado a unirse con los Países Bajos , formando el Reino de los Países Bajos.
* Los principados alemanes formaríann la Confederación Alemana de 38 estados , Prusia y Austria participaron en esta Confederación.
* España y Portugal no fueron recompensados con ganancias territoriales, más tuvieron restauradas a sus antiguas dinastías.

martes, 13 de noviembre de 2012

ISABEL, LA REINA CATÓLICA


Michelle Jenner y Rodolfo Sancho en 'Isabel'

     Ya hemos estudiado el tema de los Reyes Católicos y su significado en la Historia de España. Ahora que también están muy de actualidad, por la serie de televisión española "Isabel", os animamos a hacer alguna lectura histórica y os recomendamos el libro de Luis Suárez "Isabel I Reina"

domingo, 11 de noviembre de 2012

CARLOS V : POLÍTICA INTERIOR Y EXTERIOR

       Dado que ahora estamos estudiando, en la asignatura de Historia de España de 2º de Bachillerato, la España del siglo XVI y más concretamente la etapa de Carlos V, su política interior y exterior, os  adjunto una presentación en Power point, en parte realizada por alumnos de cursos anteriores, que os puede ser de utilidad para repasar y comprender mejor el tema. PINCHA AQUI
 
También os recuerdo que en la etiqueta de Historia de España de 2º de Bachillerato podéis consultar el Programa de las Pruebas de Selectividad, así como los textos que entran para la prueba de comentario.

jueves, 8 de noviembre de 2012

GEOGRAFÍA 2º BACHILLERATO. ACTIVIDADES


Como el examen de Geografía física es a finales de este mes y sólo nos queda parte del tema de hidrografía y vegetación y tenéis que hacer las actividades correspondientes a estos dos temas os las dejo AQUÍ para que las empecéis a trabajar lo antes posible.