jueves, 28 de marzo de 2013

HISTORIAS DE LA HISTORIA. CORONA O CORINNA


ALFONSO XII :  NARIZUDO Y MUJERIEGO, COMO BUEN BORBÓN.         
      Alfonso XII era un chico moreno, bajito, no mal parecido, el rostro menudo enmarcado por grandes patillas a la moda prusiana. Según Ricardo de la Cierva, su madre era efectivamente Isabel II, pero su padre no era Francisco de Asís, sino Enrique Puig Moltó, uno de los amantes más apuestos de la reina..De salud andaba solamente regular. Tenía afición a las mujeres, y también le gustaba codearse con el pueblo más bajo en tabernas y colmaos, como su abuelo Fernando VII. Pese a la oposición de su madre, Isabel II, se casó con su prima hermana María de las Mercedes de Orleans y Borbón, de la que estaba muy enamorado. Esto de que un rey se casara por amor, como los pobres, prestigió mucho a la monarquía a los ojos del pueblo. María de las Mercedes era bajita, guapa y regordeta. Pero la reina murió antes de cumplir dieciocho años, a los seis meses de casada, que fueron para la pareja una prolongada luna de miel durante cual pasaron más de doce horas diarias en la cama, con la consiguiente alarma de los médicos de palacio que temían por la vida del monarca. Las fiebres tifoideas que se llevaron prematuramente a María de las Mercedes y a todos sus hermanos) fueron provocadas por el agua de los pozos que abastecían el palacio sevillano de San Telmo, residencia familiar, ya que estaban contaminadas por filtraciones de fosas sépticas. 




           ALFONSO XII                      BODA CON MARIA DE LAS MERCEDES       MARIA CRISTINA DE HABSBURGO
   
      El rey necesitaba un heredero que garantizase la continuidad de la monarquía, lo de siempre, así que volvió a casarse, esta vez sin tanto entusiasmo como la primera, por deber de Estado ya que su segunda esposa, María Cristina de Austria, no era lo que se dice su tipo. María Cristina o doña Virtudes, como la llamó el pueblo por su castidad y honradez posterior. Pero el sentido del deber de María Cristina iba más allá de la resignación. Se vieron antes de la boda en la villa de Bellegarde, en Arcachón, y ella había colocado sobre la tapa del piano, que tocaba muy bien, un retrato de María de las Mercedes, gesto que gustó al Rey, así como sus palabras de que respetaría el recuerdo de la muerta y no pretendería nunca suplantarla. Demasiado bonita, ay, para ser cierto. Además, Alfonso le confió al Duque de Sesto, que ponderaba las discretas virtudes estéticas de la novia: «No te esfuerces, Pepe, a mí tampoco me ha parecido muy guapa. Pero te habrás dado cuenta de que la que está bomba es mi suegra...»

      Alfonso cumplió como todo un caballero, pero nunca sintió verdadero amor por ella. Antes y después de casado, Alfonso XII tuvo diversas amantes esporádicas y una fija, la cantante Elena Sanz. Doña María Cristina se enamoró fervientemente de su marido, a pesar de que este le era infiel y pasaba de ella olímpicamente, pero como muchas reinas demostró ser una profesional y disimuló todo lo que pudo. Se ha dicho aunque no parece cierto, que una de las últimas frases de su marido fue: «Cristina, guarda el coño y ya sabes: de Cánovas a Sagasta y de Sagasta a Cánovas». Pero los dos términos se cumplieron: la virtud de la Reina fue tan evidente como su acatamiento de la Constitución y del sistema turnante. Cuando murió su marido y se convirtió en regente (de tuberculosis a los veintiocoho años) retiró la pensión que se le tenía otorgada a Elena Sanz. La antigua cantante, se mosqueó y chantajeó al Gobierno con unas cartas íntimas del rey en las que quedaba patente que era padre de los hijos de ella. Y pese a que no había pruebas de ADN, ni programas televisivos como Tómbola o  Sálvame, el gobierno llegó a acuerdos con ella y le compró las cartas por una gran cantidad de dinero.




ALFONSO XIII

Alfonso XIII fue un niño débil, enfermizo y enmadrado al que malcriaron en palacio, especialmente su tía la Chata, repitiéndolo que había nacido para ser rey. Tuvo decenas de amantes de algunas de las cuales concibió hijos naturales. Entre las más estables destacan Melanie, la actriz Carmen Ruiz Moragas y la conocida vedette Celia Gámez. Alfonso XIII se casó en 1905 con una guapa y elegante sobrina de la reina Victoria de Inglaterra, María Victoria de Battenberg. El rey no sabía que la futura reina era transmisora de una terrible enfermedad, la hemofilia, los que la padecen pueden desangrarse a través de una pequeña cortadura. La reina María Victoria le transmitió la hemofilia a dos de sus hijos; Alfonso y Gonzalo. Hacia 1910 se descubrió que el príncipe tenía hemofilia y el rey que ya pasaba un poco de su mujer, empezó a odiarla., hecho que se mantuvo hasta el final de sus días. Una vez en el exilio y cuando no tenían que cuidar las formas se separaron. Como casi todos los borbones tenía una gran nariz, le encantaban las mujeres, los casaban a la fuerza y disfrutaban mucho saliendo a la calle sin dar a conocer su verdadera identidad, hoy en día debido al poder de TV la última cuestión es imposible.

 



LOS HIJOS DE ALFONSO XIII

     Alfonso XIII no sólo pasaba de su mujer Victoria Eugenia, sino que llegó incluso a odiarla por transmitirle a dos de sus hijos la enfermedad de la hemofilia. Pues bien, cuando se fueron de España tras la proclamación de la segunda república el 14 de Abril, se separaron porque ya no necesitaban guardar más las formas; lo mismo que había hecho sus abuelos Isabel II y Francisco de Asís. A los hijos les fue regular. Gonzalo, hemofílico, murió en Suiza, en accidente de automóvil con veinte años. Alfonso, el príncipe de Asturias, renunció al trono para casarse con una cubana, Edelmira Sanpedro, está lo abandonaría y se iría a Cuba. Alfonso volvió a casarse con otra cubana, como veréis esto de la moda de las cubanas no es nuevo, pero a los seis meses se volvió a separar. Finalmente murió en un accidente de carretera. El infante don Jaime se quedó sordo y sus dos mujeres se hartaron de "ponerle los cuernos". Tuvo dos hijos Alfonso y Gonzalo, el primero se casó con la nieta de Franco y Juan Carlos, el rey actual, estuvo un tiempo con el miedo en el cuerpo a perder el trono. Las dos hijas de Alfonso XIII, Beatriz y María Cristina, se casaron con aristócratas italianos y el otro hijo, el infante don Juan es el padre del rey actual.

LA FAMILIA DE ALFONSO XIII





  
Leandro Alfonso Luis de Borbón Ruiz, antes Leandro Alfonso Luis Ruiz Moragas, es un hijo extramarital de Alfonso XIII 




Julio García Luján







No hay comentarios:

Publicar un comentario