viernes, 6 de marzo de 2015

La historia de Isis y Osiris



Osiris era dios de los muertos y de la vegetación, y a la vez uno de los dioses más populares del Antiguo Egipto. Se le suele representar como un hombre envuelto como una momia, con el bastón (heqa), el látigo (uraeus) y la barba postiza de los faraones, portando la corona blanca del Alto Egipto (atef) con una pluma de color rojo a cada lado. Su principal templo estaba en la ciudad de Abydos. Era hijo de los dioses Geb y Nut, quienes eran algo así como una representación de la Tierra y el Cielo respectivamente. Recibió el título de rey de su padre y era muy amado por los egipcios, cosa que provocó la envidia de su hermano Seth, que planeó asesinarlo. Para llevar a cabo su plan, Seth invitó a Osiris a un banquete, donde trajo una preciosa arca de madera; Seth anunció que aquel de los invitados cuyo cuerpo correspondiese con las medidas del arca podría quedársela, aunque previamente había ordenado construirla con las medidas exactas de Osiris, quien al meterse dentro gana el preciado objeto. En ese momento Seth y los otros invitados se arrojan sobre el arca y la cierran, arrojándola al río Nilo con Osiris dentro. El río lo arrastra hasta el mar Mediterráneo y luego a las costas de Fenicia. No obstante, su esposa Isis lo encuentra y lo devuelve a Egipto.

Osiris pintado en la tumba de Nefertari (1295-1255 a. C.)

Isis era la mujer de Osiris y también su hermana. Era hechicera, y había aprendido toda su magia del dios Thot. Normalmente se la representa como una mujer que tiene un trono como sobre la cabeza, aunque desde el Imperio Nuevo (1567.1067 a.C.) se la identifica con la diosa Hathor, y aparece con un disco solar entre los cuernos de vaca de esa diosa. Fue muy popular entre los egipcios, que la consideraban esposa y madre ejemplar, diosa de la magia y de la medicina para curar a los niños, benefactora de la humanidad, legisladora y de alguna forma relacionada con el mundo agrario. le dedicaron templos por todo Egipto, aunque el más famoso fue el de Filae

Isis representada en la tumba de Horemheb. (1323-1295 a. C)

Cuando Seth se entera, busca a Osiris hasta que descubre el escondite y lo asesina, descuartizando su cuerpo en catorce pedazos que lanza al Nilo, que a partir de ese momento quedará fertil para siempre. Desde ese momento Seth cree que se ha liberado de su hermano definitivamente, y se siente rey de Egipto con total tranquilidad. 

Seth arrojando los pedazos de Osiris al Nilo

Pero Isis no quiere que el cuerpo de su marido se pudra en el río, así que los busca incansablemente por todos los rincones del Nilo hasta que consigue reunir todos los pedazos. Aprovechando sus poderes mágicos, pretende recomponer el cuerpo y devolverle la vida a Osiris. Contará para ello con la ayuda de Anubis, el dios con cabeza de chacal que se encargaba de los muertos. Anubis procede a embalsamar el cuerpo de Osiris, creando así la primera monia que devuelve a Isis. Ésta, con la ayuda de Ra (el más importante de todos los dioses) le devuelve a su esposo la vida, que se convertirá en el Rey de los Muertos cuando recobre las fuerzas. Por eso, los antiguos egipcios creían que al fallecer pasarían a vivir resucitados en el reino subterráneo de Osiris siempre y cuando su cuerpo fuese embalsamado como el del dios. Pero este privilegio al principio sólo estaba reservado al faraón. Desde el Imperio Medio (2133-1786 a.C) todos los egipcios se identificaban con Osiris al morir, cosa que lo convirtió el el principal dios relacionado con el mundo funerario.También era dios de la fecundidad, y su muerte y resurrección simbolizaban el crecimiento, muerte y renacimiento de la vegetación.  

Mientras Osiris recobraba poco a poco las fuerzas, Isis quedó embarazada, y se esconde entre los papiros y matorrales del Delta del Nilo, huyendo desesperadamente de Seth que intenta asesinarla. Poco después nace Horus, el dios con cabeza de halcón, a quien Isis debe proteger no sólo de su tío Seth, sino también de los cocodrilos, hipopótamos, serpientes y escorpiones. Educa sola a su hijo hasta que éste cumple la edad para expulsar a Seth y recuperar el trono de su padre.

Isis escondiéndose por el Delta del Nilo

Seth, que cada vez tenía más miedo de Horus, convoca a los dioses en una isla a la que cualquier persona tenía prohibido el acceso, para convencerles de que Horus no es el hijo de Osiris y que por tanto no tiene ningún derecho al trono. Isis, que se entera de esto, se transforma en una mendiga vieja para conmover al guardián de la isla, quien le permite la entrada. Entonces llega al lugar donde los dioses se habían reunido pero esta vez convertida en una joven muy hermosa para atraer la atención de Seth. Éste le pregunta qué quiere pedir a los dioses convocados allí, e Isis cuenta su historia aunque cambiándola, y en vez de hablar de Osiris  habla de un pastor, y a Seth lo menciona como un ladrón de rebaños. Seth, enamorado de la muchacha, considera que la historia que ha contado es terrible, y acepta someter a los dioses el requerimiento de la joven, que solicita el castigo del ladrón en beneficio del hijo del pastor. Sin saberlo Seth se ha condenado, puesto que en ese momento Isis revela a todos su verdadera identidad, y se transforma en pájaro para escapar volando de la ira de Seth. De esta manera los dioses reconocen a Horus como el verdadero hijo de Osiris e Isis, y le devuelven el trono de su padre expulsando al malvado Seth.

Horus enfrentándose a Seth

BIBLIOGRAFÍA:
  • HART, G. "Mitos egipcios". Ed. Akal, 1994.
  • GORING, R. (Coord). "Religiones y creencias". Ed. Espasa, 1997.
  • CASHFORD, J. "El mito de Osiris". Ed. Atalanta, 2010.
Andrés Serrano Del Toro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario